Por Sara Pérez
READING, PA.- Tal y como pronosticaron las encuestas independientes y tal y como era del todo previsible para cualquiera que no estuviera obnubilado por el fanatismo o la desesperación, Leonel Fernández y el PLD “ganaron” las elecciones del pasado viernes, acontecimiento que lo único que tiene de promisorio es que finalmente se acabó la asqueante campaña electoral, ese borboteo impúdico de imbecilidad chillona.
Ahora bien, si yo fuera el presidente Fernández me daría vergüenza que me vieran la cara. Me daría vergüenza haber tenido que salir como si yo fuera un camión de basura a recoger cualquier desperdicio político que hubiera en las aceras.
Si yo fuera él me daría vergüenza haber tenido a ciertos turpenes haciendo campaña a mi favor y diciendo que necesitaban más millones que los que tenían asignados porque no eran suficientes para convencer a su ración de votantes. (clic en el título para seguir leyendo)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *