• EE UU tendrá un 9% de paro en 2009 l Biden anuncia que la economía está mucho peor de lo que su equipo pensaba.
Washington.- El presidente electo de EE UU, Barack Obama, que ayer anunció la creación de un grupo de trabajo para defender a la clase media, ha aumentado a tres millones de puestos de trabajo sus objetivos para la creación o mantenimiento del empleo.

El vicepresidente electo de EE UU, Joe Biden.

Obama, que desde ayer se encuentra en Hawai para pasar las vacaciones navideñas antes de tomar posesión de su cargo el 20 de enero, se había fijado inicialmente la meta de crear 2,5 millones de puestos de trabajo, según anunció el mes pasado.
Sin embargo, según indicaron ayer fuentes demócratas, amplió sus objetivos tras participar en una sesión informativa el pasado martes acerca de la situación de la economía estadounidense, en la que se concluyó que la recesión actual va a ser peor de lo que se creía.
A lo largo de 2009 se perderán cerca de cuatro millones de empleos en EE UU, según esas predicciones, y el índice de paro puede rondar el 9 por ciento de la población activa, frente al 6,7% actual. Según las fuentes, Obama instó entonces a sus asesores a pensar con «osadía» posibles soluciones.
Su vicepresidente, Joe Biden, declaró en una entrevista emitida ayer por la cadena ABC que la economía se encuentra «en mucho peor estado» de lo que se habían imaginado inicialmente. El presidente electo ha comenzado a pergeñar con los líderes del Congreso, de mayoría demócrata, un plan de estímulo económico por un valor muy superior a lo pensado inicialmente y que podría rondar los 700.000 millones de dólares.
El plan, que funcionarios del equipo de transición abordaron esta semana con representantes del Congreso, prevé fomentar el empleo mediante la inversión en infraestructuras, nuevas tecnologías y energías alternativas, y contaría con una serie de mecanismos para garantizar que sus fondos se usan de manera efectiva y transparente, según las fuentes.
Obama, que en una rueda de prensa el viernes repitió los planes originales de crear 2,5 millones de puestos de trabajo, anunció ayer la creación de un grupo de trabajo, encabezado por Biden, que tendrá como objetivo proponer medidas para fortalecer la clase media.
«Mi Administración estará completamente comprometida con el futuro de las clases media y trabajadora de EE UU. Estarán en el centro y serán la prioridad de nuestro trabajo en la Casa Blanca. Este grupo de trabajo será un vehículo que utilizaremos para garantizar que nunca olvidamos ese compromiso», destacó el presidente electo.
El grupo de trabajo, según informó Nick Shapiro, portavoz del equipo de transición de Obama, tendrá como metas, entre otras, la conciliación del trabajo y la vida familiar; la protección de los ingresos de las familias medias y la expansión de las oportunidades educativas. Además de Biden, el grupo de trabajo estará formado, entre otros, por la secretaria de Trabajo, Hilda Solís, y los de Salud, Tom Daschle; Educación, Arne Duncan, y Comercio, Bill Richardson.
Pese a las nubes de tormenta, la mayoría de los estadounidenses es optimista sobre las medidas políticas que adoptará Obama, según una encuesta que publicó ayer el diario «The Washington Post». Según el sondeo, un 75 por ciento cree que el futuro gobernante debe poner en marcha medidas para reducir el calentamiento global, y el 77 por ciento opina que debe aplicar cambios drásticos en el sistema de salud. Asimismo, una amplia mayoría espera que Obama ponga fin a la guerra en Irak y mejore la imagen de EE UU en el exterior.
Dos tercios de los estadounidenses creen que debe centrarse en primer lugar en la economía, algo que el que será el primer mandatario negro del país ya ha asegurado que será su prioridad absoluta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *