logotipo de webmd  

 ¿Qué es la sal?

La sal es un condimento que
puede dar sabor a los alimentos y actuar como conservante. Tiene
aproximadamente un 60% de cloruro y aproximadamente un 40% de sodio. Casi todos
los alimentos no procesados, como verduras, frutas, nueces, carnes, cereales
integrales y productos lácteos, son bajos en sodio. La sal que comemos ayuda a
relajar y contraer los músculos, da una mano con los impulsos nerviosos y
equilibra los minerales y el agua que ingerimos.

¿Cuánta sal necesitas?

Nuestro cuerpo solo necesita
una pequeña cantidad de sodio. Deberíamos consumir alrededor de 1.500
miligramos todos los días. Pero el estadounidense promedio recibe alrededor de
3.400. Demasiada sal puede provocar un derrame cerebral, enfermedades cardíacas
y presión arterial alta. Pero, ¿cómo saber si ingiere demasiada sal?

Estás hinchado

La hinchazón, cuando el
estómago se siente hinchado o apretado, es uno de los efectos a corto plazo más
comunes de consumir demasiada sal. Ayuda a su cuerpo a retener agua, por lo que
se acumula más líquido. Los alimentos no tienen que tener un sabor salado para
que tengan un alto contenido de sodio. Los sándwiches, la pizza, los bagels y
las sopas enlatadas pueden ser fuentes furtivas de sal.

Tu presión arterial es alta

Hay muchas razones por las que
puede tener presión arterial alta, pero una podría ser el exceso de sodio. El
cambio en la presión arterial ocurre a través de los riñones. Demasiada sal les
dificulta deshacerse del líquido que usted no necesita. Como resultado, su
presión arterial aumenta.

Estás hinchado

La hinchazón puede ser un
signo de demasiado sodio en su cuerpo. Las partes del cuerpo como la cara, las
manos, los pies y los tobillos son más propensas a hincharse. Si está más
hinchado de lo habitual, observe cuánta sal está comiendo.

Tienes mucha sed

Si ha tenido mucha sed
últimamente, podría ser una señal de que está comiendo demasiada sal. Cuando
eso sucede, te deshidratas. Su cuerpo extrae agua de sus células y puede
comenzar a sentir mucha sed. Beber agua puede ayudar a neutralizar esa sal y
refrescar las células.

Has subido de peso

Cuando retiene agua, es
posible que aumente de peso. Si ha aumentado de peso rápidamente durante una
semana o incluso unos días, podría deberse a que está consumiendo demasiada
sal. Si aumenta más de 2 libras en un día o 4 libras en una semana, recuerde los
alimentos que comió durante los últimos días y trate de hacer cambios para
reducir la sal.

Usas mucho el baño

Más sal podría provocar más
viajes al baño. Esto podría deberse a que la sal puede darle mucha sed, lo que
podría alentarlo a beber más agua. Más adelante, es posible que tenga que ir al
baño más de lo habitual. 

No estas durmiendo bien

Si consume demasiada sal antes
de acostarse, puede provocar alteraciones en el sueño. Los signos pueden variar
desde un sueño inquieto, hasta despertarse con frecuencia por la noche o no
sentirse descansado por la mañana.

Te sientes débil

Cuando hay demasiada sal en la
sangre, el agua brota de las células para diluir la sal. ¿El resultado? Puede
empezar a sentirse más débil de lo habitual.

Tu estómago te molesta

Si demasiada sal en su dieta
lo deshidrata, su estómago lo sentirá. Es posible que sienta náuseas o que
tenga diarrea. Si tiene malestar estomacal o calambres, eche un vistazo a lo
que ha estado comiendo durante los últimos días y descubra cómo reducir el
consumo de sal. Beber mucha agua puede ayudar a rehidratar las células y hacer
que se sienta mejor.

Efectos a largo plazo del
exceso de sal

Aunque hay muchos efectos a corto plazo a tener en cuenta, también
existen efectos a largo plazo por comer demasiada sal. Podría aumentar sus
probabilidades de sufrir agrandamiento del músculo cardíaco, dolores de cabeza,
insuficiencia cardíaca, presión arterial alta, enfermedad renal, cálculos
renales, osteoporosis, cáncer de estómago y accidente cerebrovascular.

Cómo reducir la sal

Dado que 9 de cada 10 estadounidenses consumen demasiado sodio, es
probable que usted también ingiera demasiado.

Para ayudar a mantener sus niveles bajo control:

·                      
Elija carnes frescas en lugar de envasadas.

·                      
Cuando compre verduras congeladas, elija las que estén “frescas
congeladas” y manténgase alejado de las que ya tengan condimentos o
salsas.

·                      
Lea las etiquetas y verifique el contenido de sodio en los alimentos que
compra.

·                      
Al elegir especias y condimentos, elija los que no incluyan sodio en sus
etiquetas.

·                      
Si comes fuera, puedes pedir que te preparen tu plato sin sal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *