También la primera dama, Raquel Arbaje,
visitó el barrio de La Ciénaga, donde instó a sus moradores a inocularse contra
el virus.

Gabriel Coplin                     Listín
Diario

Santo Domingo.- El presidente Luis Abinader
afirmó que su gobier­no no va “a cesar hasta que todo el pueblo dominicano esté
vacunado” y decla­ró que el toque de queda se mantendrá dependiendo de la
variación en las cifras de contagios del coronavirus.

Sin embargo, expresó que dentro del marcado
aumento de casos en las últimas semanas, aún tienen un dato positivo, y es que
el país se mantiene por debajo de la región en cuanto a letalidad.

“Dentro del aumento en la positividad, la
parte positiva de todo esto es que el indicador siempre se ha mantenido por
debajo de toda Latinoamérica es el nivel de letalidad, pero ha aumentado la
positividad”, sostuvo el gobernante a su llegada al centro de vacunación ubicado
en el centro hospitalario de Barsequillo, en la carretera Haina-San Cristóbal,
don­de supervisó los avances del programa especial de inoculación.

El jefe del Estado habló durante una visita
al Hospi­tal Municipal Bajos de Haina (Barsequillo).

Calificó como positiva la iniciativa de
vacunación comunitaria que se desarrolla desde el pasado jueves, e indicó que
ha servido como ejemplo para continuar con lo que se está haciendo.

El mandatario añadió, además, que todos los
organis­mos del Gobierno colabo­ran con la jornada.

“Todos los organismos de Gobierno estarán a
la disposición de una manera u otra, porque también los demás planes de
gobierno tienen que continuar, pero podemos hacer varias co­sas a la vez”,
explicó Abinader.

En cuanto a los que se re­sisten a vacunarse,
apuntó que las autoridades logra­rán convencerlos, para que se protejan y
entiendan que también es su responsabilidad cuidar a los demás.

El jefe de Estado expuso que hasta el pasado
domingo cinco millones 190 mil personas se han inoculado de primera y segunda
dosis ante el Covid-19 y un millón 350 mil han recibido su segundo pinchazo.

En el referido hospital du­ró alrededor de 10
minutos y de inmediato se trasladó al puesto de vacunación a las doce del
mediodía, ubi­cado en la Unidad Nacional de Atención Primaria (UNAP) Materno Infantil,
en la calle Norma Ruiz del sector Los Gringos, donde solo abordó a las personas
para incentivar a que se inmunicen. Pasado el medio­día, Abinader retornó a la
capital, hasta trasladarse a Santo Domingo Oeste, en el centro de acogida
instalado en el ayuntamiento de ese municipio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *