Nathali Gómez

El
exmagistrado colombiano y actual titular de Defensa, Iván Velásquez, vuelve a
ser un tema espinoso para el Gobierno guatemalteco.

El presidente
de Colombia, Gustavo Petro, en Colombia, el 20 de agosto de 2022 y su par de
Guatemala, Alejandro Giammattei, en España, el 17 de enero de 2023Alejandro Martínez
Vélez/Europa Press / Guillermo Legaria Schweitzer / Gettyimages.ru

El cruce de
declaraciones entre los presidentes de Colombia, Gustavo Petro, y Guatemala,
Alejandro Giammattei, sigue ganando intensidad tras el anuncio de la Justicia
guatemalteca de investigar al ministro de Defensa colombiano, Iván Velásquez,
por presuntas ilegalidades relacionadas con el caso Odebrecht mientras fue jefe
de la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG), años atrás.

La víspera,
ambos mandatarios se enviaron mensajes poco conciliatorios por distintas vías
para sentar sus posiciones con respecto a la acción impulsada por Fiscalía
Especial Contra la Impunidad (FECI), contra de Velásquez, quien estuvo al
frente de la CICIG en Guatemala, entre 2013 y 2019.

Para Petro,
la medida anunciada contra su ministro es parte de una persecución judicial
“por su lucha contra la impunidad” en el país centroamericano,
mientras que Giammattei pidió “cordura”, no sin antes dirigir su artillería
contra su homólogo.

El ministro
de Defensa de Colombia, Iván Velásquez, en Washington, EE.UU., el 29 de
noviembre de 2022Alex Brandon / AP

Y es que en
Guatemala no pasó desapercibido el paso y la salida de Velásquez por la CICG,
un organismo surgido tras la firma de un acuerdo entre el país centroamericano
y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para apoyar a las instituciones
del Estado en la investigación y persecución penal.

En su gestión
se impulsó la investigación de dos expresidentes, en acción conjunta con la
Fiscalía del país centroamericano, lo que le costó su permanencia en el
organismo.

La cordura y
el “matadero”

El presidente
colombiano, que se encuentra en la ciudad suiza de Davos para participar en el
Foro Económico Mundial, comentó a través de sus redes el llamado hecho por
Giammattei.

“Cordura
en política significa luchar contra la corrupción. Quienes permiten que la
mafia se apodere del Estado solo conducen a la sociedad al genocidio”,
escribió.

En la misma
interacción, Petro expresó que la historia de ambos países está llena de
genocidios “por entregar el Estado a las mafias” y remató diciendo
que los “cuerdos” no llevan a las sociedades “al matadero”.

La concejal
de Bogotá, Lucía Bastidas, dijo en una entrevista con RCN que el mandatario no
podía “perder las formas”, por “posar de líder
latinoamericano” sobre el tema de Guatemala.

Petro ripostó
y aseveró que, más que las formas, le importaban los contenidos. “Formas
sin contenidos solo son formas de vacíos, de mentiras. La mentira eterna de una
política que se arrodilla a la corrupción”, expresó con referencia al país
centroamericano.

Leave a Reply

Your email address will not be published.