Por: Roberto Astralaga

Director de Soluciones en la Nube de SAP
Región Norte de América Latina

El gasto en infraestructura de cómputo y
almacenamiento en la nube sigue en aumento. A pesar de desafíos como la
disminución de la demanda y el aumento de precios, se prevé un futuro
prometedor para la infraestructura cloud, que se consolida como una solución
clave para las necesidades de cómputo y almacenamiento de las empresas.

La realidad detrás del consumo de
infraestructura Cloud, esta derivada de la búsqueda de soluciones como
servicio, que puedan ser consumidas de manera ágil y flexible, las cuales deben
incluir beneficios de ciberseguridad, continuidad de negocio y automatización
de tareas.

Es importante destacar que globalmente las
tendencias y los retos de un negocio sustentable, varían cada vez más rápido y
requieren soluciones tecnológicas que apalanquen una toma de decisión de manera
inmediata, proactiva y versátil.

En un mundo cada vez más digitalizado y
orientado hacia la tecnología, la infraestructura de cómputo y almacenamiento
en la nube está desempeñando un papel fundamental. Los últimos datos
proporcionados por IDC son una clara señal de que el presente y el futuro de la
nube son prometedores y llenos de oportunidades.

Durante el primer trimestre de este año, el
gasto en infraestructura de cómputo y almacenamiento en la nube experimentó un
crecimiento del 14,9%, alcanzando la cifra de 21.500 millones de dólares. Este
monto superó con creces las inversiones en infraestructura no basada en la
nube, que se quedaron en 13.800 millones de dólares. Estos números son un
testimonio claro de la confianza que las empresas tienen en la nube como
solución para sus necesidades de almacenamiento y procesamiento de datos.

Dentro de los entornos de TI, se destinaron
5.800 millones de dólares, mientras que el gasto en infraestructura de nube
compartida alcanzó los 15.700 millones de dólares, con un importante aumento
del 22,5%. Estos datos subrayan la creciente adopción de la nube como una
herramienta esencial para la gestión de datos en empresas de todos los tamaños.

Sin embargo, no todo es positivo. Se ha
observado una disminución en la demanda de unidades de sistemas en los últimos
dos trimestres, con una caída del 11,4%. Esto se debe en parte a los
incrementos sustanciales en los precios, con un aumento del 29,7% en el precio
medio de venta, derivados de variables como la inflación y la falta de insumos
necesarios para suplir la demanda.

Leave a Reply

Your email address will not be published.