Elines Olaverria

El Gobierno ha
reconocido que estos dispositivos cuentan con aval científico para ser
alternativas de respuesta a la epidemia del tabaquismo.

El gobierno de
Uruguay excluyó de la prohibición que existe desde el 2017, para la
comercialización de los dispositivos electrónicos que calientan el tabaco. Por
medio de un Decreto promulgado el 23 marzo, el Poder Ejecutivo consideró el
avance tecnológico y la evidencia científica de estas alternativas, como claves
para tomar la decisión.

“Existen
dispositivos electrónicos para la administración de nicotina que emplean una
tecnología mediante la cual se calienta tabaco seco, respecto de los que
existen datos científicos que indican que los mismos resultan en una menor
exposición de los usuarios a las sustancias tóxicas asociadas al consumo
tradicional de tabaco”, se explica en el Decreto.

Uruguay se suma a
países como el Reino Unido, Japón o Estados Unidos donde los productos libres
de humo, como los cigarrillos electrónicos o los dispositivos que calientan
tabaco, en lugar de quemarlo como IQOS, están siendo considerados una parte de
la gestión de políticas públicas en salud, por ser una alternativa de menor
riesgo que continuar fumando cigarrillos tradicionales.

“Constantes
avances tecnológicos y la creciente diversidad y disponibilidad de nuevos
productos hacen necesaria una mayor precisión respecto del alcance de la
prohibición…” es necesario considerar “que los dispositivos electrónicos que
emplean una tecnología mediante la cual se calienta el tabaco seco cuentan con
una validación científica suficiente para justificar su exclusión de la
prohibición…”, afirma el Poder Ejecutivo del país suramericano.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *