Almudena Lapique y sus dos socios, los hermanos mexicanos Sira Pevida y Alex
Acero, nos hablan de Rapport de Société, una firma de moda hecha en Paris que
busca devolver el ‘glamour’ a nuestra forma de vestir.

POR NURIA HERNÁNDEZ        Vanity
Fair

La moda ha estado presente en la vida de estos tres jóvenes desde que
nacieron. “Mi abuela [Caritina Fernández de Liencres, una de las grandes damas
de la sociedad madrileños setenta] es mi referente y musa. Como vestía, cómo
bailaba, su presencia no dejaba indiferente”, nos dice Almudena Lapique
(Madrid, 1998) desde México, país al que se ha mudado hace cuatro meses —“El
cambio ha sido brusco después de siete años en Paris, pero lo necesitaba”,
cuenta— para poner en marcha su proyecto junto a Sira Pevida (México, 1984) y
Álex Acero (México, 1996), dos hermanos que llevan años trabajando en la industria
con una agencia y una revista propias. La aventura se llama Rapport de
Société, una firma de ropa nacida en París, donde Almu y Alex se conocieron
mientras estudiaban en el Instituto Marangoni.

“Todo empezó́ hace dos años, con la pandemia. Nos habíamos cansado del
chándal, la ropa relajada y queríamos devolver el glamour a la forma de
vestir”, explica Sira. “Hasta Dior había sacado prendas deportivas. Nosotros buscábamos
lo contrario. De hecho, el nombre viene de las páginas de sociedad de los periódicos
en las que aparecían mujeres maravillosas vestidas de manera increíble”, añade
Álex.

La inspiración para la moda que proponen la encuentran en Paloma
Picasso, la modelo Kristen McMenamy o Jackie Kenney “Queremos animar a la gente
a no tener miedo de ser diferentes, a llamar la atención, a arreglarse para
salir. Queremos traer a nuestro tiempo la excentricidad que había antes”,
comenta Lapique. Trabajan codo con codo, viajan a la capital francesa con
frecuencia y comparten eventos. Uno de los últimos: una inauguración en Las
Vegas.

Lapique, pese a formar parte de una de las familias de la alta sociedad
española más conocidas, nunca ha querido destacar por sus relaciones
personales. “Quería ir a mi aire y tener mi propio camino”. En ese trayecto
siempre están presentes sus padres, Manuel Lapique y Sofía Tassara. “Mi padre
huye de los focos. Hace poco salió una foto de mi tía con él y el pie era:
‘Cari Lapique con un amigo’.

Creo que la gente ni le pone cara. Mi madre es sencilla. No siente
pasión por la moda, ella prefiere el yoga y meditar. Somos cuatro hermanos, es
muy madre y está alejada de todo esto, pero los dos están felices con todo lo
que voy consiguiendo”. Quien sí le da consejos es su tía Cari Lapique. “Es
otro de mis referentes, es como mi segunda madre. De pequeña siempre me
vestía a su gusto”, bromea.

“Está muy pendiente del proyecto, hablamos a menudo. Además, siempre
me ayuda cuando tengo ‘una emergencia de moda’. Hace poco tenía que asistir a
una montería en París y me mandó una caja de ropa. Me aconseja que sea real
y que no tenga miedo a nada”. Uno de los momentos que recuerda con más cariño
fue su participación en el Baile de Debutantes de 2015.

“Lo pasé genial. El vestido lo confeccionó Jorge Vázquez con Naty
Abascal. Fui con mis padres, mi tía iba a venir pero no pudo. Hice el baile
con Nicolas Dard de Gaulle, bisnieto de Charles de Gaulle, que sigue siendo mi
amigo. Tras el vals con mi padre, mi madre y yo nos quitamos los tacones y
terminamos bailando como dos locas. Fue lo más”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.