El Caribe

 

Un aporte esencial para el desarrollo institucional del país, por la
incorporación de valiosos instrumentos y procedimientos para el ejercicio
democrático participativo, ha sido la Constitución de 2010. Surgida del
consenso y participación popular, se dice que marcó un antes y un después.

De esa Carta Magna hay un hecho que, visto en el tiempo, la sociedad
asimila como fundamental; la creación del Tribunal Constitucional (TC), que
precisamente ayer arribó a sus once años de cumplimiento de su mandato de defensa
del orden constitucional y de la protección de los derechos fundamentales.

De eso dejó constancia en su discurso en Audiencia Solemne de Rendición
de Cuentas su magistrado presidente, Milton Ray Guevara, con un recuento de la
gestión administrativa en una vibrante pieza oratoria de elevado contenido
patriótico. Una alocución que tuvo como estandarte la defensa de la soberanía,
de la nacionalidad dominicana, y que enalteció nuestra bandera e himno.

Con su fe puesta en el amor a la patria, en la esperanza de un porvenir
con justicia social e igualdad material, Milton Ray Guevara, por la honrosa
coincidencia de que el TC nació el día del aniversario del natalicio de Duarte,
lo definió como Cristo de la Libertad, primer constitucionalista dominicano, nacionalista,
patriota y antiimperialista.

De su rendición de cuentas resalta su denuncia, más bien una queja, de
que todavía, por negligente retraso, no cuenta con el edificio jurisdiccional
prometido desde 2018. Y como logro singular haber obtenido la certificación
bajo la Norma Internacional ISO37001 sobre el Sistema de Gestión Antisoborno
(SGAS).

Deplora que la enseñanza de la Constitución en las escuelas todavía sea
una asignatura pendiente, y respecto a la labor jurisdiccional del 2022
menciona con satisfacción el indicador de atención de casos de un 70%, con el
ingreso de 757 expedientes y la emisión de 532 sentencias.

Entre las decisiones relevantes escoge la protección del derecho a la
libertad de expresión, el derecho de los ciudadanos a acceder a informaciones
relacionadas con una investigación penal en su contra, el derecho a la
intimidad por encima del derecho de seguridad personal y las alertas
migratorias impuestas sin orden judicial.

El TC ha cumplido su encomienda con buenas calificaciones, por lo que
elCaribe felicita y aplaude a todos sus magistrados, en la persona de su
presidente, por haber reivindicado la Carta Magna y ejercer sin dobleces como
órgano supremo de interpretación y control de la constitucionalidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.